RENNES-LE-CHÂTEAU VI, La entrada secreta de Saunière…

RENNES-LE-CHÂTEAU VI, La entrada secreta de Saunière…

1 agosto, 2016 5 Por Juan Carlos

Noël Corbu señala la tumba de Rivieire Barthélemi  (Foto cedida por Patrick Mensior)

LA ENTRADA SECRETA DE SAUNIÈRE

     Comentaba al principio de mi investigación cómo es posible encontrar algo que no se sabe lo que es y no se sabe dónde está. Después de una larga investigación sobre el lugar y un largo análisis de libros, fotos y supuestos códigos he conseguido llegar a una conclusión más o menos coherente y ubicar los puntos clave que nos llevan directamente al “donde”.

     Aun así, siempre rondaron en mi cabeza otras posibilidades, como la idea de que en la antigüedad todas las fortalezas poseían vías de escape, es decir, túneles excavados que partían desde los castillos permitiendo a reyes y nobles una escapada segura en caso de hostilidades. Estos túneles en muchas ocasiones conectaban con iglesias u otros castillos cercanos. Es muy posible que en Rennes-le-Château existan este tipo de túneles, estas vías de escape que permitieran una escapada fácil a los antiguos señores de Rhedae, y que estos túneles además partiesen de las criptas subterráneas que se encuentran bajo la iglesia, pues hay que recordar que estas criptas eran parte de la capilla del antiguo castillo condal. Si estos túneles existen, probablemente conectarían con la antigua iglesia de Rennes (Iglesia de Saint Pierre), que muchos investigadores sitúan en la plaza del mismo nombre en el pueblo, ya que en dicha plaza hay un pequeño establo en cuya construcción se aprecia el resto de un arco de piedra y que se encuentra hacia la parte sur del pueblo, detrás del aparcamiento actual donde está situado el depósito de agua.

     De la mano de Louis Feddie nos llega la leyenda que cuenta que en 1362 las tropas de Enrique de Trastamara arrasaron la antigua fortaleza de Rhedae destruyendo la antigua iglesia de (San Juan Bautista) en la que al parecer estuvieron buscando un tesoro oculto del que tenían conocimiento. Lo cierto es que no hay datos históricos de esta encomienda y como vemos surge una discrepancia con el nombre de la iglesia.

     Jean-Luc Robin recoge en su libro “El Secreto del Abad Saunière” las sucesivas destrucciones que transformaron Rennes-le-Château de una ciudad fortificada a lo que hoy vemos; 1170-Alfonso II rey de Aragón, 1209- Cruzada Albigense, 1362- Enrique de Trastamara y 1575- Guerras de Religión.

     Un reciente estudio realizado por Claire Captier publicado en la revista “Les archives de Rennes-le-Chateau – Le Mag 1 de junio de 2014” habla de que se encontró un documento donde se mencionaba que el antiguo párroco de Rennes, el padre Bigou, vivía junto a la Iglesia de Saint Pierre. Al consultar el antiguo registro catastral descubrió que el número de parcela donde vivía Bigou se encuentra a la entrada del pueblo, justo las parcelas que se encuentran detrás del actual monolito de piedra con el nombre de la aldea.

     Parece ser que cuando Rennes-le-Château era una ciudadela fortificada -la antigua Rhedae- la actual iglesia de María Magdalena que era la capilla del castillo condal quedaba dentro del recinto amurallado, y la antigua iglesia de Saint Pierre quedaba fuera, siendo esta la iglesia de la plebe. Con el tiempo la capilla del castillo se fue ampliando, a la vez que la vieja iglesia de Saint Pierre se fue deteriorando hasta desaparecer por completo, quedando únicamente la iglesia que vemos hoy en día.

     Este dato es muy curioso ya que de ser cierto situaría tanto la actual iglesia de María Magdalena (antiguo castillo condal), el actual castillo de Hautpoul y la antigua iglesia de Saint Pierre alineados en el extremo norte del pueblo, lo que haría muy probable que estos elementos quedasen unidos por un túnel subterráneo, y lo más curioso es que, si nos fijamos bien, las torres del Château Hautpoul parecen estar alineadas con el campanario de la iglesia. ¿Quedaría dentro de esta alineación el campanario de la antigua iglesia de Saint Pierre?

Alineamiento de los torreones del castillo con el campanario de la iglesia.

     Sobre el plano vemos la ubicación de la plaza de Saint Pierre donde pueden verse los restos de un arco de piedra sobre un establo. También podemos observar el emplazamiento donde Claire Captier sitúa la antigua iglesia del pueblo, lugar este que quedaría alineado con la actual iglesia de María Magdalena pasando por el Château de Hautpoul, lo que haría plausible que estos lugares estén o estuviesen unidos por un túnel subterráneo. Hablando de túneles, lo cierto es que frente al Château Hautpoul existe un antiguo pozo del que se extraía agua con una rueda que se acciona manualmente. Este pozo es muy profundo y se puede acceder a él desde el camino de ronda. El pozo posee un túnel que se dirige hacia la actual iglesia de María Magdalena y que parece ser conectaba el pozo con la cisterna que se encontraba en los jardines de la iglesia, aquella cisterna sobre la que Saunière construyó su estudio personal. Lo cierto es que esta cisterna sigue existiendo, hoy está seca y llena de escombros, pero con un poco de pericia en una de mis rondas de investigación por el pueblo conseguí fotografiarla:

Cisterna llena de escombros bajo el estudio que Saunière construyo en los jardines de la iglesia.

Todo esto son pensamientos personales creados a partir de cómo se construían las fortalezas medievales y de cómo estas poseían en mayor parte este tipo de vías de escape. Pero de ser esto cierto, de existir un túnel que uniese estas edificaciones y además desde aquí partiese un subterráneo a las afueras de la aldea como vía de escape segura. ¿A dónde iría a parar? ¿Sería posible localizar esta salida y acceder a través de este túnel a la necrópolis subterránea de Rennes-le-Château? Después de varios viajes a la aldea y realizar un rastreo por los alrededores, he llegado a la conclusión de que existen dos zonas en las que podría estar ubicada esta salida.

     Una sería en dirección al castillo de Coustaussa lo que permitiría a los antiguos señores refugiarse en esta fortaleza en caso de una toma inminente de su castillo. Existe el problema de que dicho túnel debería pasar por debajo del río Sals, cosa que dificultaría mucho los trabajos de excavación y donde existiría el riesgo de un derrumbe  por inundación. No obstante, cabe la posibilidad de que dicho túnel llegase hasta la ribera sur del rio, donde tras cruzarlo comenzaría otro subterráneo en la ribera norte que condujese al interior del castillo de Coustaussa. De hecho, existe una leyenda que habla de la existencia de estos subterráneos y así lo recoge Enric Sabarich en su libro anteriormente citado, donde nos dice que en el informe que el profesor Cholet redacta en 1967 se menciona el hecho de que cuando los Sarracenos asediaron Rhedae, sus habitantes refugiados en la iglesia consiguieron escapar por un subterráneo que conectaba con el castillo y de ahí tomaron otro que conectaba con el Château de Coustaussa y con el de Blanchefort. Según afirmaba Cholet en su informe los restos de la entrada a ese pasadizo podían verse hoy en día sobre el margen derecho del rio Sals y cerca de Coustaussa.

     Lo cierto es que, y aunque esto que voy a comentar no sea más que un sinsentido, se me antoja que una de las construcciones de Saunière puede estar representando esta teoría. Hablo ni más ni menos que del conjunto del mirador. Como hemos visto anteriormente el conjunto del mirador se compone en un extremo de Torre Magdala, con su paseo de ronda hasta el otro extremo, donde se sitúa el invernadero, que es el doble de Torre Magdala pero invertido, o en este caso podríamos decir situado a un nivel inferior y en el centro del mirador se sitúa la fuente con la doble escalera. Imaginemos pues que Torre Magdala representa Rennes-le-Château, el camino de ronda es el subterráneo que conduce a Coustaussa, la fuente que se encuentra en el centro representa el río Sals y el invernadero representaría el castillo de Coustaussa que se encuentra a un nivel inferior ya que Rennes está en una colina (arriba) y Coustaussa descendiendo la colina (abajo). De este modo saliendo de Torre Magdala (RLC) nos dirigimos por el subterráneo dirección Coustaussa, al llegar al río (La fuente) descendemos la primera de las escaleras (salimos del subterráneo) sorteamos la fuente (cruzamos el rio) y nos introducimos en el otro túnel (subimos la segunda de las escaleras) que nos conduce al invernadero en este caso (el Castillo de Coustaussa).

     Lógicamente esto es, como ya he dicho, una interpretación personal que no ha de tomarse en serio, pero si dejaremos abierta la posibilidad de que de existir un túnel subterráneo de salida de Rennes-le-Château una de las  mejores opciones sería esta.

     La otra opción es hacia el valle del arroyo de los colores “Ruisseau de Couleurs” un profundo valle barrancoso donde están situadas las llamadas grutas de la Magdalena -a las que apunta la atalaya de Torre Magdala-  donde hay además varias grutas y restos de antiguas minas cuyo acceso hoy está tapado.  La densa vegetación del valle facilitaría con mucho una huida sin ser visto y sus verticales laderos que forman en su parte más alta auténticas paredes de roca de varios metros de altura harían imposible cualquier intento de persecución por parte de un enemigo. Estas mismas circunstancias son las que hacen imposible localizar la salida de estos túneles en caso de existir, haciendo más probable que a uno le caiga un rayo que tener la suerte de localizar la salida de dichos túneles.

     No obstante, una vez más las leyendas populares de la zona nos hablan de tesoros y túneles en la zona indicada. De la mano de Alex Loro  y  Xavi Bonet (Alex Loro y Xavi Bonet – http://www.elcaballodeldiablo.com/noticias)  nos llega la leyenda de “Las Encantados”, leyenda que han extraído de “Memoires  de la Société des Arts et des Sciences de Carcassonné, Tome IV año 1878” basada en las investigaciones de François Pomiès y que nos habla de un grupo de hadas que habitaban en el Valle del Arroyo de los Colores. Estas solían salir por la noche vestidas con túnicas blancas y portando objetos de oro. El texto traducido por Alex y Xavi dice literalmente:

…Durante el día ellas permanecían misteriosamente ocultas en el interior de profundas cavernas situadas en los flancos de la montaña que lleva su nombre. Estas cavernas comunicaban, por un pasadizo secreto, con los subterráneos del castillo de Rennes, erigido en las proximidades de la montaña…

     En la visita que el investigador francés realizo a la zona con el objeto de investigar el origen de esta leyenda comenta:

…La montaña de Las Encantadas domina el sur del territorio de Couiza. Al este limita con la villa de Rennes. La montaña está formada por dos picos paralelos, de este a oeste, y separados por un valle central…

     Esto sitúa las cavernas de las hadas de la leyenda en la zona del Valle del arroyo los colores, justo en la zona donde se unen el arroyo con el río Sals y dentro de la zona que yo he marcado como segunda opción viable, donde podría ir a parar un posible subterráneo desde Rennes hacia las afueras como vía de escape. Lo más curioso de todo es que la propia leyenda habla de un pasadizo secreto que comunicaba con los subterráneos del castillo de Rennes-le-Château. Y vuelve a suceder, una vez más vemos como las leyendas locales se entremezclan con las investigaciones sobre el misterio de Rennes-le-Château como queriendo corroborar las hipótesis elaboradas sobre los lugares donde dirigimos nuestra mirada o quizá queriendo confundirnos de forma que fijemos nuestra atención fuera del alcance de donde realmente reside el misterio, protegiéndolo, desviando nuestra atención con el objetivo de que el secreto permanezca oculto para siempre. Sin duda esta es una de las circunstancias que hacen mágico este lugar.

Sobre el mapa he representado la posible vía de escape desde RLC hacia Coustaussa con la forma del mirador que podría estar simulando este posible pasadizo, aunque este podría ser en línea recta o lógicamente no existir. También vemos sobre el mapa marcado en azul el Valle del Arroyo de los Colores y dentro del círculo rojo la zona donde la leyenda sitúa las cavernas de “Las Encantados”.

     La otra idea que me rondaba la cabeza casi desde el inicio de mi investigación era la posibilidad de que Saunière se construyese una entrada secreta a las criptas que hay bajo la iglesia desde un lugar donde no pudiese ser descubierto. Si como hemos visto anteriormente, la cripta posee varios accesos y Saunière los conocía, seguramente no cejaría en el intento de poder acceder al tesoro fuese como fuese. ¿Quién en su sano juicio sabiendo lo que tiene al alcance de la mano no intentaría tener acceso directo a ello? ¿Pero cuál sería el lugar idóneo para construirse un acceso secreto a las criptas donde poder realizar trabajos y poder entrar y salir sin ser visto?

     La respuesta parece evidente: la habitación secreta que Saunière construyó adosada a la sacristía, a la que además solo se podía acceder desde una puerta disimulada en un estante. Como hemos comentado anteriormente en el informe que redactó el doctor Cholet tras sus excavaciones arqueológicas en la iglesia, habla de unas escaleras que se inician en la sacristía dirección sur y así lo hemos representado en los planos de situación de las criptas. Habla también de unos escalones “Burdamente tallados” lo que puede significar que fueron construidos de forma tosca y pertenecer al acceso que se construyó el propio Saunière.  Esta habitación le permitiría total discreción para poder construirse un acceso secreto y privado a la cripta, pero si realmente Cholet descubrió este acceso ¿Por qué no siguió excavando? ¿Por qué después de obtener un permiso que le daba libertad para llegar al fondo del asunto simplemente se conformó con descubrir el inicio de los caminos que le conducirían a la verdad?

     El escritor Jean-Luc Robin vivió durante varios años en la finca de Saunière, llegando a presentarse a las elecciones como alcalde del pueblo en el año 2008 con la promesa de realizar excavaciones arqueológicas dentro de la iglesia y en particular dentro de esta habitación, con el objetivo de sacar a la luz lo que se oculta en el subsuelo de la iglesia. Consiguió su objetivo y fue elegido alcalde, pero 24 horas antes de tomar posesión de su cargo falleció de forma súbita a causa de un infarto el 11 de Marzo de 2008. Este hecho ha generado multitud de especulaciones sobre una conspiración para asesinarlo, supuestamente por aquellos que quieren evitar que la verdad salga a la luz.

     No obstante, aunque parece evidente que la habitación secreta parece un punto clave en el misterio de Rennes-le-Château hay algo que no terminaba de encajar en mi investigación. Cholet relata en su informe que las escaleras que encontró en el interior de la sacristía descendían en dirección “SUR” es decir hacia los jardines que hay frente a la iglesia y no dirección “NORTE” dirigiéndose hacia el subsuelo de la iglesia por lo tanto ¿Encontró realmente el profesor Cholet el inicio de unas escaleras dentro de la sacristía? Si es así ¿Estas escaleras formaban parte de un acceso a la cripta o eran más bien restos de la antigua construcción del castillo condal que quedaron enterrados tras su destrucción y sucesivas reconstrucciones? Lo cierto es que resulta raro, que, si Saunière construyó la habitación secreta para excavar dentro de ella su acceso privado a la cripta, lo hiciese después desde la sacristía que es donde se supone que comienzan las escaleras que menciona Cholet, no tendría sentido.

     Pero había algo más que no terminaba de encajar con la hipótesis de la habitación secreta. Los accesos a la cripta mencionados tanto en la historia que se cuenta a raíz de los testimonios de los aldeanos, los documentos como el registro parroquial o el testamento de Henri de Hautpoul nos hablan de una tumba o acceso junto al púlpito. Por otro lado, tanto en las mediciones hechas con georradares, como en mi propia investigación, todo apunta a otro acceso desde la desaparecida tumba de la marquesa de Blanchefort desde el cementerio, es decir, al otro lado del muro de la iglesia. Dicho de otro modo, los accesos a la cripta de los que tenemos constancia tanto a nivel documental como a nivel testimonial están situados junto a la pared norte de la iglesia uno por el interior y otro por el exterior de la iglesia y dentro del cementerio, entonces ¿por qué construirse un acceso desde el lado opuesto sabiendo que el esfuerzo a realizar sería mucho más costoso? La habitación, aunque denominada secreta, no es accesible para los turistas, pero es perfectamente visible a través de su ventanuco por el cual además su interior es muy fácil de fotografiar. Sin embargo, hay otros elementos dentro de la iglesia de los que no existe por lo menos públicamente ningún tipo de fotografía, ni siquiera por parte de los investigadores a los que se les ha dado permiso para poder merodear libremente por el interior del templo.

     Uno de estos lugares es la ya mencionada sacristía de donde parten las escaleras que menciona Cholet en su informe, pero cuyo emplazamiento para construirse una entrada a la cripta como he comentado anteriormente sería absurdo, en primer lugar, por disponer adosada la habitación secreta que sería más discreta para ese propósito y en segundo lugar porque está situada al lado opuesto de donde se sitúan los accesos originales a la cripta. Otro de estos lugares es el acceso al púlpito. El caso del púlpito es especialmente curioso, ya que al antiguo púlpito -aquel que estaba sustentado por el balaustre de madera donde se encontró una pequeña vasija de cristal con un pergamino-  se ascendía por unas escaleras de madera como muchos de los púlpitos que pueden verse hoy en cualquier iglesia, sin embargo Saunière, en las obras de restauración construyó una escalera por el interior del muro norte para ascender al nuevo púlpito, al que se accede por una puerta de madera que se encuentra en un lateral del altar. De hecho, parece ser que al perforar la pared para realizar el hueco necesario para construir dicha escalera parte de esta se derrumbó por la parte del cementerio teniendo que reconstruirla.

     En las fotos anteriores se compara el estado actual de la pared de la iglesia con su estado hace varios años donde se aprecia con claridad el trozo de pared que hubo de reconstruirse coincidiendo además con la ventana que da a la escalera que asciende al pulpito por el interior de la pared. La pregunta es, ¿por qué hizo Saunière el acceso al púlpito de esta forma? ¿Por qué complicarse tanto para hacer una simple escalera para subir al púlpito? ¿Acaso quería Saunière aprovechar este lugar conocedor de que cerca se situaba el acceso a la antigua tumba de los señores para hacerse una escalera que bajase hasta la cripta?

     En la foto anterior puede apreciarse la puerta que da acceso a la escalera del púlpito desde el altar y sobre el plano vemos como esta queda situada en el interior de la pared norte.

     Hay que recordar que la Losa de los Caballeros, bajo la que Saunière encontró unos esqueletos y una olla con objetos brillantes, se encontraba situada frente al altar y cerca del antiguo púlpito, y tenemos, por otra parte, el antiguo registro parroquial, que nos habla de la inhumación de Anne Delsol en la que sitúa la tumba de los antiguos señores junto al púlpito.

     Sin duda parece pues un buen lugar en el que construirse una entrada secreta a la cripta, desde el que únicamente deberíamos excavar lo suficiente como para conectar con la antigua entrada de la que nos habla el registro parroquial. Solo hay un pequeño inconveniente, el espacio que seguramente hay dentro de esta escalera debe ser diminuto lo que dificultaría considerablemente los trabajos de excavación, aunque nada le impediría al cura realizar los trabajos encerrado en la iglesia con la puerta del acceso al púlpito abierta para poder trabajar mejor, de la misma manera que cuando se encerró en la iglesia tras levantar la ya mencionada Losa de los Caballeros. Marcamos pues este lugar dejando también una puerta abierta a la posibilidad de que en el interior de esta escalera pueda haber una entrada secreta a la cripta excavada por el propio Saunière.

     Fue en una de mis últimas visitas a la aldea, un primero de noviembre de 2014, cuando tuvo lugar un hecho que se convirtió en toda una revelación sobre el misterio que se esconde en esta aldea. Aprovechando esa fecha en la que el cementerio permanece abierto al público, pase largo tiempo paseando entre las viejas tumbas, haciendo fotos y apuntando fechas. Entrar en el cementerio de Rennes-le-Château es sin duda una de las mejores experiencias para un amante de este misterio.

     Postrarse sobre la antigua tumba de Saunière y arrodillarse mostrando respeto y agradecimiento a la persona que inició la historia que me cambió la vida por completo, así como observar el cementerio imaginándome a Saunière en compañía de Marie por la noche, en ese lúgubre lugar excavando en el interior de una tumba fue algo increíble. Y fue ahí, en ese instante en el que mi mente reproducía la imagen del cura empeñándose a base de pico y pala sobre la tumba de la marquesa, cuando me di cuenta de una circunstancia que parecía tan evidente que me abochornaba el hecho de no haberme dado cuenta antes.

     Toda mi investigación se apoya en la idea en el que la tumba de la marquesa de Hautpoul Marie de Nègre D’Ables era en realidad una antigua entrada a la cripta de los antiguos señores señalizada por el pilar que sobresale del campanario. Pero observando la situación de la tumba actual, la que ocupa el lugar que marca el pilar y que posiblemente utilizase Saunière para bloquear dicho acceso me di cuenta de que inevitablemente este acceso debería pasar por debajo del campanario.

     ¡PUES CLARO! el campanario, otro de los lugares ocultos de la iglesia de Rennes-le-Château, del que curiosamente no existen fotos y que sin duda era el mejor candidato para albergar una entrada secreta a la cripta, por situación y por espacio.

     Pero no solo eso, si realmente el acceso a la cripta pasa por debajo del campanario, Saunière solo tendría que excavar un par de metros a lo sumo para conectar con la antigua entrada a la cripta en un lugar fuera de la vista del resto de la gente y con espacio suficiente como para poder realizar este trabajo. El problema era ¿cómo poder corroborar esta teoría? ¿Cómo poder acceder al campanario, obtener fotos y examinar el suelo en busca de pruebas de que realmente alberga una entrada secreta a la cripta?

     La ocasión se me presentó casi como por arte de magia de la forma más sencilla. Entré en la iglesia, admirando nuevamente el interior del templo, ante la atenta mirada siempre vigilante del diablo de la entrada y, al llegar a la puerta de acceso al campanario, puerta que siempre permanece cerrada a cal y canto, me dio por girar la pequeña manecilla y… una descarga de adrenalina subió desde la boca del estómago hasta mi cabeza al comprobar atónito como la puerta se abrió ante mis narices. No me lo podía creer, es como si el propio diablo, harto de años de falsedades, actos vandálicos y, sobre todo, de ver como el pueblo se ha convertido en una especie de parque temático que ha olvidado su auténtico origen y cuya única preocupación es la de hacer caja, hubiese actuado abriendo la puerta con la esperanza de que por fin, alguien se acerque a la verdad que le libere de un papel que no le corresponde.

     Así pues, cuando la iglesia se quedó vacía y con los nervios a flor de piel, no lo dude ni un solo instante, giré el pestillo y abrí la puerta. Para mi sorpresa, justo detrás de esta se apareció otra puerta hecha de un marco de madera y una tosca tela de esparto que pensé que estaba encajada en la pared bloqueando el paso y estando a punto de hacerme retroceder, empujé la tela y esta otra puerta se abrió dando paso al interior. De un brinco me introduje en el campanario cerrando con cuidado la puerta exterior, el interior estaba oscuro y no adivinaba a ver absolutamente nada. El hecho de encontrarme la puerta del campanario abierta y la impaciencia por entrar dentro de este me hizo cometer el error de no coger una linterna del equipo de mi coche.

     Tomé mi cámara fotográfica y disparé hacia abajo con el flash activado lo que me permitió ver por primera vez el suelo. El destello de luz de la cámara reveló algo que de ser cierto facilitaría con mucho el realizar una excavación en este lugar, el suelo es de tierra, la misma tierra que la del suelo del cementerio…

     Esta circunstancia, sin duda, es importante en la elaboración de mi hipótesis sobre una posible entrada secreta dentro de la iglesia hacia las criptas, pues coincide con los requisitos que anteriormente comenté, es un lugar al que solo tenía acceso Saunière –o por lo menos es un lugar de acceso restringido- aquí podría excavar sin ser visto, el interior del campanario es espacioso para poder realizar esa tarea y lo mejor de todo, el hecho de que el suelo sea de tierra habría facilitado los trabajos de excavación haciéndolos además menos ruidosos.

     Poco a poco mis ojos iban adaptándose a la luminosidad del interior del campanario iluminado por la escasa luz que deja pasar el pequeño ventanuco que da al cementerio. En ese momento me di cuenta de que en el bolsillo del pantalón tenía el teléfono móvil, cuya luz de la cámara me ayudaría a ver mejor, así pues lo saqué y accioné la luz de cámara pudiendo observar por fin el suelo de tierra y los peldaños de piedra que ascienden hasta conectar con una escalera de madera que llevan hasta lo alto del campanario.

     Cogí la cámara y empecé a tomar fotos del lugar, gire sobre mí mismo, quedando ahora de frente a la puerta de tela por la que acababa de entrar con la intención de examinar bien el suelo del lugar, de repente… ¿pero qué es eso?

     Algo me llamo la atención en una de las esquinas, algo claro, un trozo de madera blanca semienterrada aprisionada además por un pedrusco que, parecía haber sido extraído de la estructura del campanario. Me acerque agachándome para poder fotografiar aquello y…  uno de mis pies ¡SE HUNDIO EN LA TIERRA! Literalmente, uno de mis pies quedó sumergido en la tierra de aquella esquina del campanario, tierra que parecía había sido removida recientemente, pero ¿por quién?

     No obstante lo más emocionante estaba por  llegar, algo  que  sin duda, de ser cierto corroboraría mi hipótesis sobre el acceso secreto a la cripta. Tanto el pedrusco como la tabla blanca parecían estar taponando algo, así pues, los retire de su sitio y… no me lo podía creer, mi sorpresa fue mayúscula al comprobar que los dos objetos estaban taponando ¡¡UN AGUJERO EN EL SUELO!!

     No daba crédito a lo que estaba viendo, en el interior del campanario existe una excavación que se dirige al subsuelo de la iglesia, pero ¿Quién? ¿Cuándo?

     La excavación está tapada con tierra, por lo que solo se advierte el inicio del agujero, y tanto la tabla como el pedrusco hacen de contención para evitar que la tierra se hunda hacia abajo, pues la tierra está muy blanda y eso fue lo que motivo que mi pie se hundiese en el suelo.

     A los nervios que ya de por si tenía al estar de furtivo en el interior del campanario, se sumaron los de este hallazgo, cogí la cámara y tome cuantas fotos pude pues a veces el pulso me traicionaba. Cuando me dispuse a colocar la tabla en su sitio me di cuenta de que esta tenía dibujada una especie de plano con líneas y letras, tome un par de fotos de la tabla y tras colocarla en su sitio junto con el pedrusco, pasó algo sorprendente, parte de la arena se hundió hacia abajo haciendo que la tabla se hundiese casi por completo. Volví a colocar la tabla de forma que quedase apoyada en la pared impidiendo que volviese a hundirse y me apresuré a salir del campanario como alma que lleva el diablo. Me dirigí hacia Torre Magdala y allí, sentado justo en el banco con las vistas del valle respiré profundamente intentando tranquilizarme, tras unos segundos de relajación saqué la cámara para visualizar las fotos que acababa de tomar, revisando aquellos documentos visuales, que sin duda eran claves tanto en mi investigación como en la resolución del misterio que aquí se esconde, había fotos borrosas pero la mayoría daban buena fe de lo que acababa de descubrir.

     Dos días más tarde, y ya en el estudio de mi casa en Valladolid pude revisar las fotografías con más claridad y a mayor tamaño en la pantalla del ordenador. Desde que salí del campanario hasta ese momento no había dejado de pensar en aquello. Una batería de preguntas se amontonaba en mi cabeza pues, fui a buscar respuestas y regresé con más dudas. Así es el misterio de Rennes-le-Château, cada camino, cada investigación genera más preguntas que respuestas y yo no iba a ser menos.

     Siempre pensé que era ilógico que a día de hoy nadie hubiese entrado ya en la cripta a sabiendas de que esta existe. En cualquier otro enclave arqueológico en el que se descubre una cripta, un subterráneo o cualquier indicio sobre un descubrimiento importante no se duda en conceder permisos y ponerse manos a la obra para realizar excavaciones. ¿Por qué aquí no?

     No obstante, todo esto me hizo recordar algo, o mejor dicho a alguien. Alain Feral fue un peculiar hombre que se instaló en Rennes-le-Château en la década de los 80 enamorado del misterio de esta aldea. Fue investigador, fundó un grupo musical llamado “Les Enfants Terribles” y construyó la maqueta móvil de la iglesia que hoy puede verse en el museo.

     Feral llegó a contar en una entrevista como durante unas restauraciones que se estaban llevando a cabo en el interior de la iglesia uno de sus gatos se puso a escarbar cayendo por un agujero que se abrió en el suelo – no revela en que parte de la iglesia- y que gracias a eso descubrió un acceso a la cripta por la que logró entrar y ver su contenido. Feral nunca reveló lo que vio en la cripta, pero dijo que en su interior dejo una botella de coca-cola con un papel en el que puso su nombre, firma y fecha con la esperanza de que el día que se autorice una excavación y se abra la cripta, se recupere dicha botella y quede demostrado que ese hecho fue real.

     No sabemos por qué motivo Feral  no quiso revelar lo que vio en la cripta ni donde halló esa entrada pero es significativo el hecho de que -si esta historia es cierta- un gato se ponga a escarbar en el suelo pues eso sugiere que el suelo tiene que ser inevitablemente de tierra.

     Feral llego a publicar un extraño y curioso libro acerca de sus investigaciones sobre el misterio de Rennes-le-Château en el que muestra, entre otras cosas, extraños mapas de la iglesia y de los dominios de Saunière. ¿Dejo Feral alguna pista en su libro sobre donde hallo la entrada a la cripta?

Alain Feral.

     Quizá este hombre quiso pasar a la leyenda de Rennes-le-Château imitando a Saunière, dejándonos pistas ocultas y llevándose el secreto a la tumba pues falleció a los 71 años de edad el 24 de diciembre de 2013.

     Así pues, quedan muchas preguntas en el aire ¿cómo es posible? ¿Quién ha excavado en el campanario de la iglesia? ¿Es como yo pienso un acceso a la cripta? Y si es así ¿Cuándo se ha descubierto este acceso? Si ya han conseguido entrar en la cripta, ver las tumbas que se encuentran en su interior y lo más importante, saber quiénes las ocupan ¿por qué no lo han hecho público? ¿Qué hay que ocultar?

     Ahora que lo recuerdo, Bill Putnam y John Edwin Wood en su libro El Tesoro de Rennes-le-Château, un misterio resuelto, mencionan la existencia de un escondite secreto dentro del campanario:

…Antes de partir al exilio, el abbé Bigou ocultó algo en un escondite de la iglesia, un escondite que databa del siclo XIII, preparado por la familia Voisins y situado, en parte en el campanario y en parte bajo el solado de la iglesia…

     Lo que más me fastidia de todo es el hecho de pensar en la posibilidad de que desde hace tiempo pueda conocerse el contenido del interior de la cripta, posiblemente el origen de la fortuna de Saunière, y no se haya querido hacer público para mantener viva a la gallina de los huevos de oro en la que se ha convertido este pueblo y eso, a una persona como yo, que ha invertido gran cantidad de tiempo y dinero en este affaire, le duele y le cabrea.

     Al menos me queda la satisfacción de que mi investigación, mis conclusiones e hipótesis por muy acertadas o muy descabelladas que puedan resultar me guiaron por un camino que me llevó a descubrir algo de vital importancia en la resolución de este misterio, nada más y nada menos, que la entrada a las tumbas secretas de Rennes-le-Château.

FOTOS: 1- Entrada al campanario, 2- Suelo del campanario,3-Pared del campanario con el ventanuco que da al cementerio, 4-Escalera de madera que sube al primer piso del campanario, 5-Escaleras de piedra, 6-Puerta de tela que se encuentra detrás de la puerta del campanario, 7-Vista del suelo, 8-Tabla y pedrusco tapando el agujero en una esquina, 9-Agujero descubierto después de retirar la piedra y la tabla, – Detalle de los dibujos de la tabla, 10-Parte trasera de la puerta antes de salir del campanario.

Representación de las entradas a las criptas incluyendo la excavación que hay en el interior del campanario. Se ha eliminado el acceso desde la habitación secreta ya que no queda del todo claro que pueda haber otra entrada desde este lugar.

CONCLUSIONES

     Es emocionante, de veras que lo es, verte envuelto de repente en la búsqueda de un tesoro a lo Indiana Jones, buscando pistas, descifrando códigos, subiendo y bajando castillos, adentrándose en grutas cuyo objetivo, no es el de encontrar un tesoro y hacerse rico, ni mucho menos, el verdadero premio es el de perpetuar tu nombre pasando a la historia como aquel que consiguió descifrar el mensaje, aquel que consiguió derrotar al “demonio guardián” y descubrir cuál era su misterio.

     Lo que has dejado atrás es la apasionante leyenda de Rennes-le-Château y las vivencias, andanzas, lecturas, pensamientos y conjeturas de este humilde investigador que se dio de bruces con la realidad.

     He conseguido llegar mucho más lejos de lo que pretendía cuando empecé a buscar información sobre este misterio a modo de hobbie. Uno puede estar más o menos de acuerdo con lo que aquí se expone, las conclusiones o las lecturas que he hecho sobre los símbolos o construcciones posiblemente sean erróneas, incluso ridículas, pero lo cierto es que todo eso es lo que me guió a descubrir la excavación en el interior del campanario y posible acceso a la cripta.

     He lamentado y maldecido infinitas veces el no haberme quedado más tiempo en el interior de ese campanario, haber intentado retirar tierra y descubrir que es lo que allí se esconde. Pero quizá no me corresponda a mí  hacer eso, pues hay que recordar que está prohibido excavar en este pueblo, por lo menos para algunos y el haberlo hecho podía haberme acarreado serios problemas legales de haber sido descubierto.

     ¿Puedo estar seguro de que este es el acceso a la cripta? No, desde luego que no, pero creo que lo expuesto anteriormente deja bastante claro que es muy posible y sobre todo hay una circunstancia que a mí personalmente no me deja dudas, el hecho de que mi pie se hundiese en la tierra y que posteriormente la tabla se introdujese en el agujero debido a un corrimiento de la arena solo se explica de una forma; Si la excavación en el suelo no tuviese salida y dicha excavación estuviese tapada es imposible que el agujero se trague la tierra, para que eso suceda es necesario que al otro extremo haya un hueco por el que esta pueda colarse.

     Tengo la certeza de que Bérenger Saunière se enriqueció gracias a las riquezas –muchas o pocas- que quedaron ocultas en la iglesia, pertenecientes a antiguas familias nobles de la tierra y al hallazgo de ciertos documentos ocultos en las tumbas de los antiguos señores de Rennes, para lo cual tuvo que profanarlas. Esto es lo que le llevó a contactar con la poderosa familia de los Habsburgo y a sus tejemanejes con la banca suiza. No obstante, el primer paso hacia la verdad está dos metros por debajo del suelo de la iglesia de Santa María Magdalena.

     Ahora sólo queda esperar a que aquellos que tienen el dominio sobre el lugar, y posiblemente las respuestas que muchos andamos buscando, se decidan a compartirlas con el resto de los mortales.

     Dicen que el misterio de Rennes-le-Château transforma las vidas de aquellos que han querido penetrar en su misterio y es verdad, pues esta pequeña aldea perdida en las montañas del sur de Francia ha conseguido cambiar mi vida por completo.

La búsqueda continúa… QUAERENDO INVENIETIS

BIBLIOGRAFÍA

-BAIGENT, Michael – LEIGH, Richard – LINCOLN, Henry – EL ENIGMA SAGRADO. Ed.Martinez Roca 2009 – ISBN: 978-84-270-3098-5

-BAIGENT, Michael – LEIGH, Richard – LINCOLN, Henry – EL LEGADO MESIANICO. Ed. Martinez Roca 2006 – ISBN: 84-270-3205-6

-BIEDERMANN, Hans – DICCIONARIO DE SÍMBOLOS. Ed.Paidós 1993 – ISBN: 978-84-7509-955-2

-BONET, Xavi – LORO, Alex – EL CABALLO DEL DIABLO. Ed. Punto Rojo 2013 – ISBN: 978-84-16007-38-7

-BOUDET, Henri – LA VRAIE LANGUE CELTIQUE ET LE CROMLECH DE RENNES-LES-BAINS. Ed. Bélisande 1984 –EAN: 9782914405324

-CAMACHO, Santiago – CONSPIRACIÓN, LA SOMBRA QUE NOS GOBIERNA. Ed. America Ibérica S.A. para revista ENIGMAS

-CHEVALIER, Jean – GHEERBRANT, Alain – DICCIONARIO DE LOS SIMBOLOS. Ed. Herder 1986 – ISBN: 978-84-254-1514-2

-COLLINS, Andrew – EL SANTO GRIAL, EN BUSCA DE UNA LEYENDA. Ed.Minotauro 2005 – ISBN: 84-450-8005-9

-CORBU, Claire – CAPTIER,Antoine – L’HERITAGE DE L’ABBÉ SAUNIÈRE. Ed. Les éditions de l’oeil du sphinx 2012 – ISBN: 978-2-914405-94-4

-FABREGA, Oscar – PROHIBIDO EXCAVAR EN ESTE PUEBLO. Ed. Planeta 2014 – ISBN: 978-84-08-13388-9

-FANTHORPE, Lionel & Patricia – EL SECRETO DE RENNES-LE-CHÂTEAU Y EL MISTERIO DEL TESORO DE LOS TEMPLARIOS. Ed. Edaf 2005 – ISBN: 84-414-1603-6

-FERNANDEZ, Lorenzo – LOS GUARDIANES DEL SECRETO. Ed. Edaf  2002 – ISBN: 84-414-1216-1

-FERNANDEZ, Lorenzo – GUIJARRO, Josep – REX MUNDI. Ed. Planeta 2006 – ISBN: 84-03-09704-2

-GUIJARRO, Josep – EL TESORO COULTO DE LOS TEMPLARIOS. Ed. Atanor 2011 – ISBN: 978-84-938718-1-9

-HALL, Manly P. – LAS ENSEÑANZAS SECRETAS DE TODOS LOS TIEMPOS. E.d Martinez Roca 2011 – ISBN: 978-84-270-3637-6

-KOCH, Rudolph – EL LIBRO DE LOS SIMBOLOS. Ed. Dilema 2010 – ISBN: 978-84-9827-108-9

-LINCOLN, Henry – LA CLAVE DEL ENIGMA SAGRADO. Ed. EDL 2011 – ISBN: 978-84-95593-41-2

-MARINEZ-PINNA, Javier – GRANDES TESOROS OCULTOS. Ed. Nowtilus 2015 – ISBN: 978-84-4996-768-21

-MSM – PAIS CATARO. Ed MSM 2004 – ISBN: 978-2-9115-1537-8

-MÜLLER, Didier – LOS CODIGOS SECRETOS. Ed. Robinbook 2010 – ISBN: 978-84-96924-51-2

-PUTNAM, Bill – EDWIN WOOD, John – EL TESORO DE RENNES-LE-CHÂTEAU, UN MISTERIO RESUELTO. Ed. Jaguar 2003 –ISBN: 978-84-96423-35-0

-ROBIN, Jean-Luc – RENNES-LE-CHÂTEAU, EL SECRETO DEL ABAD SAUNIÈRE. Ed. Obelisco 2007 – ISBN: 978-84-9777-375-1

-SABARICH, Enric – EL SECRETO DE RENNES-LE-CHÂTEAU, UN VIAJE INICIATICO AL ORIGEN DE LA LEYENDA. Ed. Círculo Rojo 2014 – ISBN:  978 -84 -9076 -375 -9

-SANTA BIBLIA. Ed. Paulinas 1964 – Dep. Legal – VA.10-1972

– De SÈDE, Gerard – EL ORO DE RENNES. Ed. Plaza & Janes 1970 – ISBN: B.36.153-1970

-De SÈDE, Gerard – EL MISTERIO DE RENNES-LE-CHÂTEAU. Ed.Martinez Roca 1991 – ISBN: 84-270-1539-9

-SERRANO SIMARRO, Alfonso – PASCUAL CHENEL, Álvaro – EL LIBRO DE LOS SIMBOLOS. Ed. Libsa 2010 – ISBN: 978-84-662-2124-5

-ZURDO, David – GUTIERREZ, Ángel – LA GUERRA DE LOS CÓDIGOS SECRETOS. Ed.Cupula – ISBN: 978-84-480-4843-3

 

 

 

 

 

 

 

PÁGINAS WEB CONSULTADAS

-http://www.elsecretoderenneslechateau.com/

-http://laisladesibila.blogspot.com.es/

-http://oscarfabrega.com/

-http://www.elcaballodeldiablo.com/

-http://www.rennes-le-chateau-doc.fr/

-http://rennes-le-chateau-en-quete-de-verite.e-monsite.com/

-http://www.carlosmesa.com/

-http://www.rennes-le-chateau.com/

-http://www.benhammott.com

-http://www.societe-perillos.com/

-http://www.rhedesium.com/

-rennes-le-chateau-archive.com

-http://www.henrylincoln.co.uk/